Entradas destacadas

El reingreso del Long March 5B: La responsabilidad por daños ocasionados por objetos espaciales


El reingreso descontrolado del cohete chino a la Tierra causó inquietud entre las diversas agencias espaciales, principalmente la NASA que calificó a China de irresponsable y poco transparente. (Fuente de la imagen: REUTERS)


Escrito por: Katherine Carbajal Montes

Publicado: 19 de mayo del 2021


Los primeros días de mayo de 2021 causó preocupación el destino de los restos del cohete chino Long March 5B en su reingreso a la Tierra. El Comando Espacial de Estados Unidos y la Corporación Estatal de Roscosmos, agencia espacial rusa, confirmaron que los restos cayeron en algún punto del Mar Arábigo, el 9 de mayo de 2021. Como antesala de lo señalado, cabe precisar que, en el marco del programa espacial chino, el 29 de abril de 2021, China lanzó el cohete Long March 5B el cual llevó el módulo Tianhe, como pieza fundamental para la estación espacial permanente que planea poner en órbita y espera que esté operativa en el 2022. Actualmente, la única estación espacial en órbita y operativa es la Estación Espacial Internacional, de la que China está vetada.


Una vez lograda su misión, los restos del cohete chino, de 22 toneladas y 10 pisos de altura, ingresaron a la Tierra, a una velocidad de 27 600 km por hora. Siendo así, uno de los reingresos no controlados más grandes de los últimos 30 años. La posibilidad de que los restos impacten en zona poblada era bastante baja. No obstante, el Comando Espacial de Estados Unidos, que seguía con atención el objeto, alertó a la comunidad internacional de esta posibilidad.


Ello trae a la palestra las implicancias jurídicas de la responsabilidad de los Estados en el uso y control de los objetos y restos espaciales.


En primer lugar, el artículo VII del Tratado sobre el espacio ultraterrestre de 1967 versa sobre los principios que deben regir las actividades de los Estados en la exploración y utilización del espacio ultraterrestre, incluso precisa sobre la Luna y otros cuerpos celestes. Dicho tratado señala:


“Todo Estado Parte en el Tratado que lance o promueva el lanzamiento de un objeto al espacio ultraterrestre, incluso la Luna y otros cuerpos celestes, y todo Estado Parte en el Tratado, desde cuyo territorio o cuyas instalaciones se lance un objeto, será responsable internacionalmente de los daños causados a otro Estado Parte en el Tratado o a sus personas naturales o jurídicas por dicho objeto o sus partes componentes en la Tierra, en el espacio aéreo o en el espacio ultraterrestre, incluso la Luna y otros cuerpos celestes.”


Conforme a lo señalado, se advierte que los daños ocasionados en la superficie de la Tierra producto del impacto de un objeto espacial, serán responsabilidad del Estado al que le pertenece dicho objeto.


En segundo lugar, el Convenio sobre Responsabilidad Internacional por Daños Causados por Objetos Espaciales de 1972 (también conocido como Convenio de Responsabilidad), amplió las reglas sobre responsabilidad, a partir del aumento en el interés general de los Estados en promover la exploración y utilización del espacio ultraterrestre con fines pacíficos. El Artículo VII del presente Convenio precisa que:.


“De acuerdo con el artículo I inciso a de dicho Tratado, se entiende como “daño” a: (…) la pérdida de vidas humanas, las lesiones corporales u otros perjuicios a la salud, así como la pérdida de bienes o los perjuicios causados a bienes de Estados o de personas físicas o morales, o de organizaciones internacionales intergubernamentales”.


En tercer lugar, corresponde tener en cuenta, la Declaración de los principios jurídicos que deben regir las actividades de los Estados en la exploración y utilización del espacio ultraterrestre. De manera particular, el siguiente principio:


“En el Estado en cuyo registro figure el objeto lanzado al espacio ultraterrestre retendrá su jurisdicción y control sobre tal objeto, así como sobre todo el personal que vaya en él, mientras se encuentre en el espacio ultraterrestre. La propiedad de los objetos lanzados al espacio ultraterrestre y de sus partes componentes no se modificará con motivo de su paso por el espacio ultraterrestre ni de su regreso a la tierra. Cuando esos objetos o esas partes componentes sean hallados fuera de los límites del Estado en cuyo registro figuren, se devolverán a ese Estado, que deberá proporcionar, antes de que se efectúe la devolución, los datos de identificación que en su caso se soliciten”.


Teniendo en cuenta lo detallado hasta este punto, se entiende que el reingreso descontrolado de los restos del cohete Long March 5B habría constituido un hecho negligente por parte de China, debido a que debió mantener el control sobre los restos del cohete en su retorno a la Tierra. Si bien las probabilidades de que impactara en superficie poblada eran ínfimas, la posibilidad se mantuvo.


Un caso similar, en el cual se observó la aplicación efectiva del Convenio de Responsabilidad, fue el reingreso del Cosmos 954 en 1978. La nave espacial secreta de la Unión Soviética salió de control en su retorno a la Tierra y sus restos terminaron impactando la región ártica de Canadá. Bajo los procedimientos establecidos, la Unión Soviética, Estado de lanzamiento, otorgó una indemnización, además adquirió la obligación de realizar tareas de limpieza debido a que el objeto espacial llevaba en su interior 50 kilos de uranio enriquecido.


Finalmente, si bien los casos relacionados a objetos espaciales y su regulación no suelen ser objeto de estudio y vasta difusión en las discusiones sobre derecho internacional; es interesante conocer y difundir el derecho del espacio ultraterrestre con la finalidad de generar interés, profundizar y ampliar los conocimientos sobre el tema. Más aún cuando se tiene, por ejemplo, que la Agencia Espacial Europea ha informado que al 2021, existirían unos 26 000 objetos en el espacio, de los cuales 2 800 tienen una función vigente, el resto constituye basura o chatarra espacial. Esta situación ha provocado que el Director de dicho órgano defina esta situación como un reto urgente. La contaminación no será solo una preocupación y crisis que existe y existirá entre nosotros, sino sobre nuestras cabezas también.


REFERENCIAS:


Antena 3 Noticias (27 de abril de 2021). Un mapa en tiempo real permite ver los satélites y la basura espacial que orbitan la Tierra. Antena 3

Un mapa en tiempo real permite ver los satélites y la basura espacial que orbitan la Tierra (antena3.com)


BBC News Mundo (9 de mayo de 2021). Los restos del cohete chino Long March 5B se desintegran y caen en el mar Arábigo. BBC

Nueva escalada de violencia en el conflicto Palestina-Israel (bitacorainternacional.com)


BBC News Mundo (29 de abril de 2021). Tianhe: China lanza el primer módulo de su futura estación espacial. BBC

Tianhe: China lanza el primer módulo de su futura estación espacial - BBC News Mundo


BBC News Mundo (6 de mayo de 2021). La preocupación por el cohete chino cuyos restos se dirigen sin control hacia la Tierra (y por qué el riesgo de que lastimen a alguien es "extremadamente" bajo). BBC

La preocupación por el cohete chino cuyos restos se dirigen sin control hacia la Tierra (y por qué el riesgo de que lastimen a alguien es "extremadamente" bajo) - BBC News Mundo


BBC News Mundo (9 de mayo de 2021). Cohete chino: la dura crítica de la NASA a Pekín por su "irresponsabilidad" y "falta de transparencia" ante la entrada descontrolada del Long March 5B a la Tierra. BBC

Cohete chino: la dura crítica de la NASA a Pekín por su "irresponsabilidad" y "falta de transparencia" ante la entrada descontrolada del Long March 5B a la Tierra - BBC News Mundo


De las Mercedes Esquivel M. (2012). Basura Espacial: Un Problema Jurídico de la Época. AEQUITAS – Virtual, Publicación de la Facultad de Ciencias Jurídicas de la Universidad del Salvador, 7(19).

Basura Espacial: Un Problema Jurídico de la Época | Esquivel | Aequitas Virtual (usal.edu.ar)


REUTERS (9 de mayo de 2021). Chinese rocket debris lands in Indian Ocean, draws criticism from NASA. REUTERS

Chinese rocket debris lands in Indian Ocean, draws criticism from NASA | Reuters



Entradas recientes