Entradas destacadas

Día Internacional del Recuerdo de la Trata de Esclavos y de su Abolición


Estatua en Senegal, Africa. Imagen vía Agencia Anadolu


“Nací esclavo, pero la naturaleza me dio el alma de un hombre libre”, es una frase atribuida a Toussaint Louverture, político y militar clave dentro del proceso de la Revolución Haitiana. Esta revolución, iniciada en 1791, fue el primer movimiento revolucionario de América, que culminó en la abolición de la esclavitud en Saint- Domingue (colonia francesa) y dio paso al Primer Imperio de Haití, siendo considerada no solamente el escenario en donde se dio la única rebelión de esclavos exitosa de la historia, sino también la más radical.

Esta revuelta, en palabras de la Unesco, “comporta una reivindicación universal de libertad, que va más allá de cualquier límite de tiempo y espacio” [1]. En razón de ello, cada 23 de agosto se conmemora el Día Internacional del Recuerdo de la Trata de Esclavos y de su Abolición. Con este día, la UNESCO desea recordar la importancia de la transmisión de la historia para poner de relieve todas las formas de racismo y opresión que existen alrededor del mundo en la actualidad. Mediante la resolución 29/C40 publicada en el año 1998, la Conferencia General de la Unesco proclama el 23 de agosto de cada año “Día Internacional del Recuerdo de la Trata de Esclavos y de su Abolición” [2], de donde resaltaremos el enfoque transdisciplinario que le dio la Unesco con el proyecto de La Ruta del Esclavo y el Museo de la Trata y la Esclavitud. Cabe mencionar que dentro de los preceptos por lo que se proclama este día y se emprenden los proyectos antes mencionados, hay dos puntos resaltantes. El primero es que la Unesco invita a los Estados Miembros a conmemorar este día dándole toda la importancia que se merece, y también a que se movilice a todas las comunidades educativas, científicas, artísticas y culturales, a la juventud y a la sociedad civil en general. Esto es importante porque deja de manera implícita que tiene que ser la sociedad en su conjunto quien tenga presente este día y lo terrible que fue la esclavitud en la historia de la humanidad, y no es solo tarea de algunos grupos sociales en específico. Lo segundo a resaltar es que la Unesco reconoce que se necesita un lugar físico para reconocer y honrar la memoria de las millones de personas víctimas de la esclavitud y la trata de negros. Ello resulta importante porque, una vez más, deja implícito que ese episodio de la humanidad no es algo que simplemente pasó y no necesitamos volver a recordar, sino que puede ser un factor aún presente en nuestras sociedades.

El primer proyecto que emprende la Unesco con relación al Día Internacional del Recuerdo de la Trata de Esclavos y de su Abolición es “La Ruta del Esclavo”. Si revisamos la resolución de la Conferencia General de la Unesco, notaremos varios elementos importantes. De un lado, se reconoce la importancia de la movilización educativa a nivel doméstico. Por ejemplo, en los preceptos para aprobar este proyecto, se reconoce las recomendaciones del Comité Científico Internacional y sus reuniones con países como Cuba y Angola (ambos Estados también con un legado de trata de negros y esclavitud), así como los coloquios realizados en Guinea sobre “Tradición oral y trata de esclavos”. De otro lado, reconoce que las redes institucionales son importantes para los programas de investigación en estos temas. Por ejemplo, la resolución adopta contribuciones del Organismo Noruego para el Desarrollo Internacional (NORAD) y el Centro Internacional de Estudios de África (CIERDA). Todo lo anterior se materializa en objetivos muy específicos. De la lectura del documento La Ruta del Esclavo [3], notaremos que busca tres cosas: primero, romper con el silencio sobre la trata negrera y la esclavitud en las diferentes regiones del mundo; segundo, iluminar y evidenciar los traumas y las consecuencias de esta historia, así como las transformaciones a las que ha dado lugar; y tercero, contribuir a los nuevos desafíos y apuestas a que tienen que hacer frente las sociedad modernas. Este mapa, que nos explica dónde y cómo funcionaban los puntos de captura, de reparto, de importación y traslados de esclavos, así como las diferentes rutas transatlántica o transahariana ha tenido resultados significativos, y es que ha “facilitado la evolución de las mentalidades, mejorando el conocimiento de las cuestiones éticas, políticas, socioeconómicas y culturales en dicha historia” (pág. 3, 2014). Sin duda, gracias a ese documento se ha contribuido a un mayor conocimiento sobre los mecanismos que perpetuaron durante tantos años la trata de negros y la esclavitud.

Respecto al segundo proyecto, el Museo de la Trata y la Esclavitud, también conocido como Museo Internacional de la Esclavitud, situado en Liverpool, se conforma bajo ciertos preceptos. Si revisamos una vez más la resolución de la Conferencia General de la Unesco, notaremos elementos muy importantes. En primer lugar, se reconoce que es necesario un lugar de recogimiento y recuerdo en el que honrar la memoria de los millones de hombres, mujeres y niños víctimas de una de las más grandes barbaries de la historia de la humanidad: la esclavitud y la trata de negros y el genocidio consiguiente. No solo ello, sino que la resolución también reconoce que la ejecución de este proyecto es acorde con el marco de “La ruta del Esclavo” y abre un conjunto de perspectivas esenciales, en relación sobre todo con los derechos humanos, la educación, el arte y el desarrollo intelectual y científico. El museo tiene otro elemento importante: no solo se centra en la etapa de la esclavitud, sino también discute la esclavitud en los tiempos modernos, así como temas sobre racismo y discriminación [4]. En razón de ello, otros temas centrales de las galerías presentadas son los de la libertad y el subdesarrollo en África y el Caribe.

Finalmente, tomando las palabras de Irina Bokova, Directora General de la UNESCO en una conferencia 2017, el efecto expansivo que provocó la revuelta en Haití de 1791 ha marcado el curso de las luchas de liberación de los pueblos y de los movimientos de defensa de los derechos humanos y civiles desde hace más de doscientos años, y cristaliza los desafíos, conceptos y principios que es imprescindible conocer en la lucha contra la trata de personas y la esclavitud moderna. Conmemorar este día nos lleva no solo a reflexionar sobre uno de los episodios más terribles de la humanidad, sino también analizar los mecanismos por los que se pueden llevar a la práctica situaciones similares.


Referencias:

[1] UNESCO. (2017). Día Internacional del Recuerdo de la Trata de Esclavos y de su Abolición. 18 de agosto de 2020, de UNESCO Sitio web: https://es.unesco.org/commemorations/slavetraderemembranceday [2] UNESCO. (1998). Proyectos Transdisciplinarios. 18 de agosto de 2020, de UNESCO Sitio web: https://unesdoc.unesco.org/ark:/48223/pf0000110220_spa [3] UNESCO. (2014). La Ruta del Esclavo, 1994-2014: el camino recorrido. 18 de agosto de 2020, de UNESCO Sitio web: https://unesdoc.unesco.org/ark:/48223/pf0000228475_spa [4] UNESCO. (2007). UNESCO coauspicia inauguración del museo sobre esclavitud. 18 de agosto de 2020, de Noticias ONU Sitio web: https://news.un.org/es/story/2007/08/1111241

Entradas recientes
Archivo
Síguenos
  • Facebook Basic Square
  • Icono social de YouTube
  • Twitter Basic Square

CONTÁCTENOS

Oficina: Av. Universitaria 1801 Segundo Piso de la Facultad de Derecho - PUCP San Miguel, Lima.

Correo: iusintergentes@pucp.pe

Telf: (01) 6262000 Anexo 5643

2016-2020 Bitácora Internacional.

Todos los comentarios y sugerencias pueden ser enviadas a nuestro correo.

Este sitio es parte de la Asociación Civil Ius Inter Gentes.