Oficina: Av. Universitaria 1801 Segundo Piso de la Facultad de Derecho - PUCP San Miguel, Lima.

CONTÁCTENOS

Telf:

(01) 6262000

Anexo 5643

2016-2020 Bitácora Internacional.

Todos los comentarios y sugerencias pueden ser enviadas a nuestro correo.

Este sitio es parte de la Asociación Civil Ius Inter Gentes.

Entradas destacadas

EL RETORNO DE LA DERECHA EN EL GOBIERNO CHILENO Y LA RELACIÓN BILATERAL CON EL PERÚ

12/19/2017

El pasado domingo 17 de diciembre de 2017, Chile llevó a cabo la segunda vuelta de las elecciones presidenciales más inciertas desde su regreso a la democracia, eligiendo al ex mandatario Sebastián Piñera sobre el oficialista Alejandro Guillier como presidente electo con un amplio margen de 54.58% de los votos frente al 45.43% de su contendor. Dichas elecciones, caracterizadas por un gran ausentismo, y una ajustada segunda vuelta, significan el fin del gobierno centro izquierdista de Bachelet y el retorno de la derecha al gobierno bajo el liderazgo de Piñera, en lo que será su segundo gobierno.

 

 

¿Por qué Piñera ganó las elecciones presidenciales?

 

Luego de la primera vuelta, Piñera, quien obtuvo el 36.6% de los votos, ya contaba con una ligera ventaja frente a su contendor al contar con el 8% obtenido por el candidato ultraderechista José Antonio Kast. Por su parte, el candidato oficialista, quien obtuvo el 22.7% de los votos contaba con el apoyo de una parte del 20% de los votos obtenidos por la candidata de izquierda (Frente Amplio), Beatriz Sánchez, quien a puertas de la segunda vuelta dio libertad de votos a sus seguidores. En ese escenario, los factores que hacían posible la ventaja de uno frente al otro eran la participación ciudadana en las elecciones presidenciales, que desde el año 2012 son voluntarias, y la cohesión de los votantes de quienes se quedaron fuera de la segunda vuelta: el independiente José Antonio Kast y Beatriz Sánchez del Frente Amplio.

 

Así, teniendo en cuenta la cohesión de los ultraderechistas y seguidores de Pinochet, la volatilidad de los izquierdistas, la estrategia de centroderecha de Piñera, un ausentismo del 51%, similar al de la primera vuelta electoral (53.4%) y la falta de capacidad de Guillier para atraer a nuevos votantes, era de esperarse que el ganador final sea el ex presidente Piñera.

 

¿Qué le espera a Chile?

 

El retorno de la derecha al gobierno solo puede describirse como un descontento mayoritario de la población chilena hacia las políticas del gobierno saliente, que el candidato oficialista, Alejandro Guillier, planeaba continuar, de ser elegido. Entre los cambios más relevantes, planteados por Piñera en su campaña, resaltan la modificación del carácter gratuito de la educación universitaria, reduciendo su alcance al 50% de la población en lugar de alcanzar la meta de educación gratuita para todos, propuesto por Bachelet al inicio de su primer gobierno y que hasta el momento había alcanzado al 60% de la población más vulnerable. Asimismo, en el ámbito social, se espera la derogación de la ley de despenalización del aborto, entre otras medias conservadoras como la no regulación del matrimonio igualitario. Finalmente, en el ámbito económico, Piñera plantea duplicar la tasa de crecimiento económico actual, que bordea el 1.4%, siendo el más bajo en los últimos años, a través de un sistema de simplificación tributaria que aumente las inversiones y una política de austeridad en el gasto público.

 

¿Cuáles serías las consecuencias de la elección de Piñera respecto a la relación bilateral con el Perú?

 

La relación bilateral de Perú y Chile durante el gobierno de Michelle Bachelet puede definirse en términos de integración, cooperación  y buena vecindad. Así, en relación a la integración económica bilateral, Perú y Chile son miembros de la APEC y miembros fundadores de la Alianza del Pacífico, foro desde el cual también se realizan esfuerzos de cooperación en términos educativos y de desarrollo social. Asimismo, mantenemos una estrecha relación bilateral comercial, ya que habiendo firmado un TLC en el 2008, actualmente Chile y Perú mantiene un intercambio comercial que bordea los US$ 2.200 millones. Finalmente, en julio del presente año, se llevó a cabo el primer gabinete binacional Perú-Chile, en el cual se plantearon los temas de seguridad y defensa; asuntos de comercio exterior, inversiones y turismo; asuntos de medio ambiente, desarrollo sostenible y asuntos energéticos y mineros; y asuntos de desarrollo en relación con la integración fronteriza. De esta forma, y teniendo en cuenta el estrecho vinculo económico entre Perú y Chile, es importante analizar en qué cambiará la política exterior de Piñera respecto al Perú en su segunda gobierno.

 

Según la especialista en políticas públicas de Chile, María Cristina Escudero, la política exterior chilena siempre ha sido muy estable a lo largo del tiempo y centrada en el libre comercio, por lo que se espera que el gobierno de Piñera mantenga una relación cordial con el Perú, siguiendo la línea del gobierno saliente. Por otro lado, en relación al carácter nacionalista de los votantes de Piñera, el politólogo Octavio Avendaño, considera que teniendo en cuenta que los empresarios chilenos están invirtiendo desde hace mucho en el Perú (entre los cuales se encuentra el mismo Piñera), les conviene tener muy buenas relaciones bilaterales y más fluidas.

 

Sin embargo, existen aquellos que consideran que el ascenso de Piñera al poder podría significar un retroceso en el la consolidación de nuestra relación bilateral, teniendo en cuenta sus últimas declaraciones respecto al “triángulo terrestre”. Recordemos que la sentencia de la Corte Internacional de Justicia sobre el diferendo marítimo entre Perú y Chile fue dictada en enero del 2014, durante el gobierno de Piñera, y en esa oportunidad, el presidente chileno señaló su discrepancia con la sentencia, la cual continua hasta la fecha al señalar que el supuesto triangulo terrestre el pertenece a Chile y que existiría un conflicto que debe resolverse aún con el Perú. Al respecto, la cancillería peruana, en diversas oportunidades, ha expresado su posición sobre la no existencia de conflicto alguno sobre el límite terrestre entre ambos estados, habiendo sido este establecido en el Tratado de Lima de 1929.

 

 A pesar de las declaraciones de Piñera sobre el triángulo terrestre, él mismo también señaló que dicha divergencia no complicaría la relación bilateral de ambos estados en otros aspectos. En ese sentido, se espera que aquella discrepancia no impida la consolidación de la relación bilateral entre Perú y Chile en miras del segundo gabinete binacional.

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload

Entradas recientes
Please reload

Archivo
Please reload

Síguenos
  • Facebook Basic Square
  • Icono social de YouTube
  • Twitter Basic Square